domingo, enero 15, 2006

Otro “milagro” chileno


Uno de los puntos clave de los comicios chilenos de hoy es el sistema de jubilación privada, impuesto por Pinochet pero que hoy se está desmoronando.

Por Claudio Uriarte (Página 12)

George W. Bush lo ha llamado “un gran ejemplo” del que Estados Unidos puede “sacar varias lecciones” y muchos países lo han copiado desde su creación hace 25 años, pero la verdad es que el sistema privatizado de jubilaciones impuesto bajo la dictadura de Augusto Pinochet por José Piñera, su entonces ministro de Trabajo y hermano del actual candidato presidencial derechista Sebastián Piñera (quien, irónicamente, lo ha criticado), está en crisis. Es un poco como todo el milagro económico chileno: grandes cifras macroeconómicas (esta vez a favor de los fondos de pensión, que reciben contribuciones automáticamente deducidas de los salarios de los trabajadores) pero preciosamente poco para los ciudadanos comunes.


Fue, también, un punto de debate importante en la campaña para las elecciones que se celebran hoy (aunque de coincidencia en el diagnóstico de fondo: esto no funciona más). Y, para muchos empleados que empezaron a trabajar cuando primero se instaló el sistema, resultó un fraude, en la medida en que van encontrando que no han podido aportar lo suficiente para tener una jubilación que pudiera llamarse tal. De acuerdo a Andrés Velasco, principal asesor económico de la candidata socialista Michelle Bachelet, “hay dos problemas grandes, cobertura y costos.

3 comentarios:

litio dijo...

Tomar en cuenta que este es el exitoso modelo pensionario (AFPs) que el gobierno de Fujimori quiso emular en los 90s y aún nos rige. Ya entonces era previsible lo que iba a pasar.

DonMatas dijo...

también hay qeu tomar en cuenta que en Chile si estás contratado estás obligado a cotizar en un a AFP, que para colmo son privadas CON FINES DE LUCRO, o sea, hay un excedente que es apropiado por un cocodrilo. EL colmo es que la rentabiliad promedio de sistema es del 10% mientras que las ganancias de los cocodrilos son del 50%... que decir que los cotizantes no tienen ninguna posiblilidad de insidir en las desiciones de inversión, y que según proyecciones oficiales el 50% de los cotizantes NO RECIBIRÁ PENSIÓN ALGUNA por no alcanzar el mínimo legal.
También hay que considerar el engaño y extorsión del que fueron objeto los empleados públicos cuando comenzó a operar el sistema, a los que se obligó a cambiar de sistema generándose lo qeu se llama el "daño previsional".
El sistema tiene un costo para el estado bastante alto (5% del PIB) similar al que tenía el antiguo sistema estatal...claro que ahora hay un grupito de empresaurios con ganancias millonarias.

litio dijo...

Un congresista ha propuesto que las AFP solo cobren si hay una ganancia para los afiliados.

El remezón causado por el abrupto retorno a la tasa de aporte a la AFP de 10% del sueldo trajo nuevamente a debate la comisión que cobra el sistema privado de pensiones (SPP) por administrar los fondos de sus afiliados. El congresista Luis Negreiros Criado (Apra) propuso que la comisión esté en función a la rentabilidad que las AFP logran para el afiliado y no al sueldo de este, como es a la fecha.

Ese es el sistema que rige en México, en donde la comisión de las Administradoras de Fondos para el Retiro (Afores), homólogas de nuestras AFP, es un porcentaje del saldo anual. La comisión que cobran las 11 Afores va de 1.53% a 3.6%. En nuestro país es un porcentaje del sueldo (1.5% a 1.95%).

Miguel Ángel Martín, investigador del Consorcio de Investigación Económico Social (CIES), autor de estudios sobre el SPP, considera que lo ideal es que la comisión sea producto de la rentabilidad del fondo administrado tal como es en México, Costa Rica y República Dominicana, en donde las AFP cobran a los afiliados en función a lo que administran e incluso de la rentabilidad que logran.

Según el investigador, puede haber años en que el afiliado no gane nada porque las inversiones del fondo no han sido buenas. Entonces si no logran rentabilidad, las AFP tampoco deberían cobrar.

Fernando Muñoz Nájar, asesor de la Asociación de AFP, expresó su discrepancia con esta propuesta. Dijo que tiene lógica pensar que la comisión cobrada debe estar en función de la rentabilidad generada para el afiliado.

Pero ocurre que en la rentabilidad –resultado de la estrategia de inversión de la cartera– influyen factores externos como el ruido político y la estabilidad económica. “Qué culpa puede tener una AFP de la inestabilidad política, a veces eso es lo que más influye: una fuerte devaluación que impulsa un gobierno. La caída de la Bolsa muchas veces es resultado de una situación política”, expresó.