miércoles, diciembre 21, 2005

Espíritu de cuerpo contra los DDHH


Los nuevos mandos militares peruanos, José Williams (jefe del Comando Conjunto) y César Reinoso (comandante general del Ejército) asumieron sus cargos afirmando que apoyarán a sus compañeros acusados de violar los Derechos Humanos durante el conflicto armado interno. Esto no es una simple declaración de solidaridad. Cualquier intromisión de las Fuerzas Armadas en un proceso judicial, aunque sea mediante veladas amenazas verbales, es una falta muy grave.

Cito parte de la noticia como apareció en La República (pueden leerlo también en El Comercio):


"No pocos de nuestros camaradas, que con sacrificio y decisión contribuyeron a pacificar la nación, ahora no de mala fe, sino por ignorar la obra que ellos llevaron a cabo, están siendo perseguidos, calumniados y maltratados. A ellos les hacemos llegar nuestra adhesión y nuestro aprecio", señaló el general Williams, quien está siendo investigado por su presunta participación en la masacre de 69 campesinos en Accomarca ocurrida en agosto de 1985.

(...)
Reinoso garantizó su "apoyo solidario a los oficiales, suboficiales y personal de tropa que en el counplimiento de su deber institucional arriesgaron su vida y lucharon contra el terrorismo... y que hoy en situación de actividad y de retiro se ven involucrados en investigaciones judiciales por crímenes cometidos por grupos alzados en armas".

1 comentario:

litio dijo...

Noticia de Peru21 hoy:

Plantean amnistía para militares procesados


De pronto, lo que hasta hace unos días era un malestar que se expresaba solo en las ceremonias oficiales de las Fuerzas Armadas, ha empezado a agarrar vuelo. Ayer, el presidente de la Comisión de Defensa del Congreso, Luis Iberico (FIM), no solo se quejó porque, a su entender, se esté procesando "injustamente" a militares que combatieron la subversión, sino que además propuso que se reparara esta situación con una ley de amnistía.

La propuesta de Iberico entró en sintonía, de inmediato, con otra que busca una 'solución política' al problema de los militares procesados, lanzada ayer por el vicealmirante (r) Luis Giampietri, candidato a la primera vicepresidencia por el Partido Aprista y, para más señas, enjuiciado actualmente por su papel en el develamiento del motín en El Frontón (junio de 1986), que concluyó con la muerte de por lo menos 118 internos.

Estas propuestas se dan en un contexto en el que algunos sectores están atentos al accionar que tendrán las fuerzas del orden en las seis provincias de Huánuco, San Martín y Ucayali, donde se ha declarado el estado de emergencia, tras la cobarde emboscada de Sendero Luminoso contra una patrulla policial, en Aucayacu.

PERSEGUIDOS. Iberico dijo a la agencia Andina que, en estos momentos, las FF.AA. se hallan en un estado de incertidumbre, porque perciben "una persecución judicial inaceptable". Sostuvo que, a raíz de la judicialización de los casos presentados por la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR), son 638 los militares y policías procesados en el fuero civil. El próximo año esa cifra crecerá a mil, advirtió.

El legislador propuso que se formara una comisión mixta que evaluara cada uno de estos casos para determinar qué efectivos podrían beneficiarse de una amnistía. El objetivo, -explicó- es diferenciar los procesos injustos de los "casos aberrantes" en los que se violaron los derechos humanos.

Cabe anotar que las cifras de Iberico contrastan notoriamente con las que presentó hace un par de meses la Defensoría del Pueblo en su informe sobre los procesos generados por la CVR. Según este informe, son 348 los uniformados procesados en 22 de los 44 casos que presentó la CVR al Ministerio Público.

ESPÍRITU DE CUERPO. El vicealmirante Giampietri, por su parte, denunció una "agresión judicial" contra los militares que combatieron la subversión y, en ese sentido, demandó una "solución política" a su situación. Respecto de una posible amnistía, el marino comentó a Andina que veía muy difícil que el actual Congreso aprobara una medida de este tipo.

El legislador Luis Gonzales Posada también se mostró a favor de amnistiar a los efectivos que pelearon contra el terrorismo, pues "todo lo que ayude a corregir la grave injusticia que se comete contra ellos debe verse favorablemente". A su juicio, se está procesando a cientos de militares sin pruebas contundentes. Sin embargo, cuando este diario le pidió mencionar un caso específico, el ex ministro aprista no supo hacerlo.

Las declaraciones de Iberico, Giampietri y Gonzales Posada recogen una corriente de malestar en los cuarteles que se ha expresado en recientes ceremonias castrenses. El nuevo jefe del Comando Conjunto, general César Reinoso, y el nuevo jefe del Ejército, general José Williams Zapata, criticaron, cada uno a su turno, el enjuiciamiento a los militares. Williams viene siendo procesado por la matanza de Accomarca.

También el ministro de Defensa, Marciano Rengifo, y el propio presidente Alejandro Toledo han enviado mensajes de apoyo a los efectivos procesados. Pero ninguno de ellos ha señalado, hasta hoy, en qué casos el Poder Judicial está actuando, supuestamente, con arbitrariedad.