jueves, abril 03, 2008

Despierta 6: Fin de la primera parte

(introducción y explicación sobre esta serie de posts aquí)

Quiero cerrar esta primera serie de posts sobre el debate con este comentario de Luchin que se me quedó fuera de topic pero que, me parece, resume el cuestionamiento prinipal que él y Jesús hicieron al post inicial de Roberto
(más allá de los miles de temas en que ha derivado después):

LUCHIN:
La Muralla China y los músculos de los cuartos traseros de aquella chica en el réclame de Claro son notables. Eso se repetite un millón de veces en todos lados. ¿Tiene sentido repetirlo una vez más? ¿La blogósfera existe para hacer lo mismo que hacen los medios masivos? Si sobre esas oscuras "joyas" nadie hace notar lo que tienen de malo, ¿nosotros debemos hacer aun más sólido el silencio?

1 comentario:

jesus c. dijo...

Cierro este debate por mi parte aquí, ya que alguien cerró los comentarios en el post anterior. Que sutileza digital.

A ver, Roberto, no sé si descalificar sea la palabra exacta, pero más de una vez, en vez de responder la docena de cosas que no sólo yo sino Luching y Litio hemos cuestionado, te vas por las tangentes: una de ellas, decir que yo trabajo para una corporación, que como "hago yo", etc. Yo puedo entender que defiendas algo segun tu escala de valores y -debate mediante- puedo pedir que la expliques. Eso a pesar de que en vez de hacerlo, recomiendas lecturas y recurres a penosas escatologias (lo de la mística del fútbol, por ejemplo).

Es obvio, al menos para mí, que en este blog hemos encontrado dificil de asimilar tu supuesta oposición al sistema con tus puntos de vista ya no sólo conciliadores, sino celebratorios del capitalismo. Resulta aburrido repetir que en ningún momento hiciste explícito porque te parecía "bueno" que la gente se involucre más con el consumo o como es que el hecho de que algunos paises desarrollen un "capitalismo no occidental" era propicio a la liberación.

Hablaste un montón de la resignificación como si la misma palabra tuviera un contenido que de tan positivo fuera mágico. Litio mismo cuestionó un ejemplo que diste, el del sincretismo religioso. Allí quedó su pregunta. (Por cierto, ese ejemplo está TAL CUAL en una de las lecturas que recomendaste. Tal cual. No añadiste nada; el autor dijo que ese caso demuestra que los oprimidos resignifican su pasividad y tú lo aceptas como maná del cielo. Hombre, más escepticismo, ¿no?).

Dije hace unas horas que NO éramos necesariamente más libres, sino que algunos teniamos vidas más privilegiadas; pero allí vas tú simplificando mis palabras en un "más" o "menos" libres. Aún si yo dijera eso, te aseguro que no creo que la publicidad colabore con nuestro potencial de liberación. Todo, todo el debate giraba -en principio- si valía la pena (como ha dicho Luching en este mismo post) endosar los logros publicitarios made-in-perú.

¡Uy, dijiste malas palabras! Rápido, "analiza" un cómic de Batman o decodifica el metatexto de un programa de Magaly, para calmar a tu temible Gonzalete Interior!!!

Ja.

Una pena que no hubiera ocasión que expliques como tu "norte", tu "brújula", de un mundo sin Estados se conciliaba con tus interesantes y favorables opiniones sobre la institucionalidad democrática, la selección de fútbol, la publicidad idiota-productiva, etc, etc. Algo conozco de anarquismo, sé que los mejores que han luchado (y sido perseguidos y muertos) por buscar ese ideal simplemente hubieran escupido sobre esa versión tan peculiar de "anarquía".

hoy, seré más educado y sólo sentiré verguenza ajena.