jueves, febrero 16, 2006

Provocar o respetar

Seguimos con el medio oriente. Iba pensando en qué decir sobre el tema de la reacción islámica a las caricaturas de Mahoma, cuando Gunter Grass lo había dicho casi todo en una entrevista que publica hoy La República (tomada en realidad de El País):

“Hay que respetar al mundo islámico”

–¿Le sorprendió que la aparición de los dibujos desatara esta polémica?

–Sí y no. Todos sabemos que hay una ley, escrita y no escrita, en virtud de la cual no se puede representar en el mundo islámico ni a Alá ni a su profeta Mahoma. Se trata de una provocación consciente y planificada de un periódico danés de derecha. Convocaron a un concurso de caricaturistas; algunos se negaron a participar alegando que la representación gráfica de Mahoma es tabú. Consultaron a un especialista danés en islamismo y este les puso en guardia. Siguieron porque son radicales de la derecha y xenófobos.

–¿Y le sorprendieron las reacciones violentas?

–Vivimos en una época en la que una reacción violenta sigue a la otra. La primera ha sido una acción de Occidente, que ha invadido Irak. Hoy sabemos que esa invasión violó el derecho internacional; la guerra se alimentó con argumentos fundamentalistas por parte de Bush, que ha dicho que en esta contienda luchaban el bien y el mal. De lo que se trata es de una respuesta fundamentalista a una acción fundamentalista. Se trata de una controversia entre una no cultura contra una no cultura.

–¿Qué hacer? ¿Autocensurarse?

–Occidente lleva esta discusión con autocomplacencia sobre la base de que gozamos de libertad de prensa. Pero el que no se engaña sabe que los periódicos viven de los anuncios, y que para hacerlos se toman en consideración lo que mandan ciertos poderes económicos. La prensa forma parte de enormes grupos que monopolizan la opinión pública. Hemos perdido el derecho de escudarnos en el derecho de libertad de opinión: no ha pasado mucho tiempo desde que hubo el delito de lesa majestad, y no debemos olvidar que hay sitios donde aún no hay separación entre iglesia y Estado. ¿De dónde saca Occidente esa arrogancia para imponer lo que se debe hacer y lo que no se debe hacer? Recomiendo a todo el mundo que eche un vistazo a los dibujos: recuerdan los de un famoso periódico alemán de los tiempos nazis, Der Strümer. Publicó caricaturas del mismo estilo...

–¿Es esta una expresión del choque de civilizaciones?

–Eso es lo que quieren los fundamentalistas de ambos lados. Deberíamos empezar a matizar. Hemos tenido la suerte de pasar el Renacimiento, el Siglo de las Luces, atravesando un proceso doloroso que nos ha dado una serie de libertades, que siguen estando amenazadas. El mundo islámico no ha pasado ese proceso, se encuentra en una etapa diferente de desarrollo. Y hay que respetarlo.


Más que una etapa diferente de desarrollo yo hablaría de un desarrollo diferente (tampoco son niños a los que hay que aguantarles las cosas porque ya crecerán). Y esto no implica abogar por un relativismo cultural que consienta cosas como la cliterectomía. La ilustración y los Derechos Humanos son conquistas a las que occidente no debe renunciar, pero eso no da carta libre para aplastar material o simbólicamente a quienes parten de otras premisas. Eso precisamente negaría esas conquistas.

Guille da maus (¿nuestra némesis?) opina en su bien informado blog que el respeto se gana. Estoy en desacuerdo. El respeto es una premisa. Se empieza con respeto y se termina con respeto. Y estas "ingeniosas caricaturas" eran una provocación abierta. Posiblemente la reacción sea desproporcionada (y en esto entran presiones políticas de todos aquellos a quienes les conviene una escalada de violencia desde ambos lados), pero después de todo no es algo tan distinto al cambio de verbal a físico que ocurre cuando alguien te rompe la cara por mencionar a su madre.

8 comentarios:

litio dijo...

estoy esperando las opiniones de nuestro caricaturista librepensador Moriarty :)

ocraM dijo...

da gusto ver un blog informado y con sentido común. pero le das mucho crédito al roedor al declararlo tu némesis.

hace algunos siglos hubiera sido el archienemigo de Galileo. hoy no pasa de ser una curiosidad antropológica.

saludos desde el útero.

Guille, da maus dijo...

Je, je.. lo cual confirma que llevaste historia universal con Jenssen, Marquitos. La historia "politicamente correcta" dicta que Galileo fue odiado por la Iglesia cuando la realidad fue que causó recelo por sus poses de cientifico (Galileo decia que la Iglesia fomentaba la ignorancia). Galileo fue condenado porque no quiso demostrar sus tesis ante el tribunal eclesiastico por considerarlos "incapaces". Galileo paso su "prision" en un palacio arzobispal y despues obligó a su hija a meterse de monja. La historia no es como la cuenta Brecht, "querido". Y olvidas ademas que fue un canónigo de una universidad pontifica, Copérnico, quien rebatió el sistema geocentrista aristotélico. ¿Copernico fue odiado y perseguido por la iglesia?

Guille, da maus dijo...

Y regresando al tema ( :D ) se confunde el respeto con la actitud de la tolerancia, la cual sí puede ser gratuita.
El respeto implica conocimiento del "otro" para "abrazarlo" (me adhiero a la definicion de Levinas). Este conocimiento no se da por inercia del sujeto, sino que se logra en la interacción.
Quien faltó el respeto al mundo islámico no fue occidente entero sino los editores del semanario danes, como bien claro lo dejó su primer ministro. De la otra parte no solo hay una desproporción absoluta sino una total falta de respeto hacia occidente, algo que no puede partir gratuitamente desde la religion islamica de ninguna manera puesto que los "infieles" occidentales son considerados contranatura.
Ademas este affaire no tiene que ver en absoluto con la invasión de Irak. La reaccion fue tardía y premeditada (las caricaturas se publicaron en octubre, y la reacción violenta se susscito a proposito de las tragedias en la peregrinacion a la meca). Gunter Grass como todo buen "intelectual comprometido" otorga al tema el sesgo político adecuado para alimentar sus tirrias antiamericanistas. Se puede (y deberia) discutir lo de la legitimidad de la invasion y el "fundamentalismo" de Bush, pero no a propósito del problema de las caricaturas. Lamentablemente esos argumentos perfectamente discutibles ya son dogma en la progresía.
Lo de Grass me recuerda el texto de la "Tolerancia Represiva" de Marcuse... fundamento de la dictadura de lo "políticamente correcto".

mayu dijo...

gunter grass no es ese que también tiene su tambor?

litio dijo...

sí, pero es otro

Moriarty dijo...

hay algunos asuntos:

1. que reaccionar con violencia fundamentalista al humor siempre es penoso. pero en este caso, parece que las caricaturas de marras fueron hechas para provocar. las que he visto me parecen menos graciosas que atrevidas, lo cual me dice que son finalmente una forma de superioridad occidental (despues de todo, aparecieron en una revista de derecha).

2. lo dice grass, tambien: el ataque bélico a las naciones retrógradas islámicas polariza el análisis. son nacione con régimenes perversos que pueden abogar por una ira justa contra "las agresiones imperialistas". paradójicamente, el imperialismo los sostiene.

3. Y ambas partes (los publicantes derechosos y los reactivos fundamentalistas), como dice Litio, son parte de un entramado político que los rebasa. Significativamente, se habal de "moderación" en Europa, ahora, pero no nacida de una comprensión de El Otro No Occidental, sino del Miedo.

4. Tampoco perder de vista que estos régimenes religiosos son una lacra hsitórica. Que hayan sobrevivido hasta este siglo, que adopten formas "más o menos democráticas" no significa que no tengan un meollo de odiado absolutismo.

litio dijo...

Este artículo de Farid Kahhat sobre el tema está muy completo (y bastante mejor que el que publica Umberto Eco en la misma edición de El Comercio). Léanlo.

http://www.elcomercioperu.com.pe/EdicionImpresa/html/2006-02-19/impMundo0458595.html